Diario de Lanzarote – dia 2-

El Risco, como asi se conocio, es un acantilado en forma de penisula que se extiende a mis espaldas en direccion norte, donde el trazado de un recorrido espectacular zigagea en las laderas escarpadas abriendose paso timidamente entre enormes rocas oscuras y titubeantes.
 
 
– He preguntado un poco y me han comtado que hablamos de un trayecto de no menos de 7 kilometros. Ida – me comenta mi compañero de aventuras.
– Terreno seguro?- pregunto.
– Dicen que si.
 
 
Comida, agua y camara de fotos conformaban nuestro set de aventuras.
Precindiamos del resto, era un camino largo y algo exigente.
Aliviana tu peso y te sentiras libre, dicen.
 
 
– Que habra mas alla de la primera enorme rocosa esquina que se intuye desde abajo?
– Cuantas esquinas como esas tendremos en nuestro camino?
– Llegaremos hasta el final?
– Valdra la pena?
Muchas preguntas sin respuesta se acumulaban en mi cabeza.
 
– Tiene importancia? – me pregunte de forma frenetica e inquitante
– Cambiara mi forma de recorrer el camino, acaso?
 
 
Mi inconciente rapidamente me daba las respuestas.
– Dejate sorprender listilla!!
 
 
Conforme subiamos dejabamos atras los llanos suaves y sunosos de la costa.
Las arenas blancas lentamente mutaban a oscuras piedras, que en breve se traducirian a cortantes y afildos monticulos de material volcanico y pedregullo.
Un reseco verde amarillento de caracter apagado se dejaba intuir con timida perseverancia.
 
La perspectiva iba cambiando.
El viento que azotaba la costa cobraba fuerza y rudeza con la altura.
Las exigencias del camino aumantavan.
Cansados? No. Es solo el principio.
 
El camino lentamente se desdibujaba en mi cabeza.
Nos habiamos desviado en algun punto.
La opcion de un continuo Offroad era inminente.
Un rapido cambio de planes nos llevo ladera arriva.
 
Rocas pequeñas y diminutos arbustos punzantes sobre un terreno algo hostil.
Un desierto californiano bañado por el Atlantico.
Las lieas que prometiaan ser un sendero reclamaban nuestra atencion.
Nunca mires a tu espalda, dicen.
 
Un segundo para contemplar aquello …
Solo uno. Eso era sentirse vivo.
 
 
 
IMG_3741
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: