Historia 001

Sus ojos se cerraron un instante despues de que su cerebro dejase de recibir los impulsos electricos provocados por sus neuronas.

En los segundos posteriores, sus retinas veran aquel coche, inrreconocible al final, hacercandose rapidamente hacia ella.

Su cabeza sobre el asfalto vidrioso le proporcionaba un punto de vista desconocido de aquellos metros de autopista que veria segundos atras con tanta normalidad.

El cristal nunca hubiera explotado y la chapa jamas de hubiera doblado.
El humo y las marcas de las ruedas desaparecerian completamente.

Los coches se alejarian con inversa movilidad uno del otro, metro a metro.
No desatenderia ni un momento la calzada.

Entonces no habra descolagado el telefono y no cruzaria palabra con Mateo, su hijo.

Colaboracion:
Natalia Ramos
Antonella Debellis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: