El.

Aquel día lo cambio todo.
Sus oídos sordos no dejaban entrar aquellas dulces palabras.

Pensó algo que no era. Oyó cosas sin sentido alguno para el.
Una voz aguda dio por terminada la conversación.

Que estaba pasando?
En qué había fallado?

El la amo cada segundo.
El le dio todo lo que tenía y no había sido suficiente.

No sabía como hacerlo mejor.
Ya no tenía fuerzas. Ya no podía seguir.

Lentamente se alejó de ella, no la retuvo, no dijo palabra alguna.
Quería pensar. Necesitaba paz.

Se percató de algo; todo había cambiado.
No eran las mismas personas que entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: