Error 2

Un día se sentó allí, sola consigo misma.
Quería compartir lo que sentía.
Pero no supo con quien.

Quería escuchar, pero no decían nada.
Grito.
Nadie la oyó.

Un día soleado se largó.
Sus manos ligeras y su recta figura evidenciaba el volumen de su carga.
Absolutamente nada.

El silencio se apoderó del tiempo y del espacio
La luz llenó todas las sombras y simplemente desapareció.

Se borraron las memorias.
Se silenciaron los ecos de su voz.

Entonces, dejo de existir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: