archivo

Archivos Mensuales: enero 2017

Como definiría Nepal, pensaba constantemente.
Como podré hacer, para que quien no ha estado allí, comprenda un poquito al país, su cultura, tradiciones y su funcionamiento.

Nepal a simple vista es un poco, como un gran basural polvoriento naturalmente hermoso.
Paisajísticamente extraordinario y extremadamente viejo.

Con una densidad de población y de contaminación concentrada en las grandes ciudades a niveles inimaginables, hacen que el simple hecho de caminar por la calle sea una peligrosa aventura.

Las grandes ciudades, y no tan grandes, se caracterizan por el trafico desordenado, por polvorientas calles raramente asfaltadas y un trafico masificado donde conviven millones de medios de transporte de todo tamaño y sistemas de propulsión, donde el peatón con frecuencia necesita una mascarilla para protegerse de los tóxicos y abundantes humos o simplemente del polvo existente en el aire.

Una población no muy envejecida donde con normalidad a los 35 años, con 2, 3 o 4 hijos sacan adelante una familia entera, donde la educación es un lujo no frecuentemente permisible y los puestos de trabajo son extremadamente rebuscados.

Una sociedad patriarcal, donde la mujer no tiene voz real. En la que son frecuentes los matrimonios jóvenes a una edad de 21 – 24 años para la mujer y 23 – 27 para el hombre. Aunque las cosas van cambiando lentamente y es posible las próximas generaciones se puedan beneficiase de ello, el cambio recién esta comenzando y avanza con lentitud.
En la población rural, las edades son generalmente algo mas tempranas.

Arquitectónicamente hablando es un país extremadamente precario y sus plan urbanístico en las ciudades es insuficiente para tal densidad de población. En la periferia de las ciudades, la precariedad se acentúa y continua aumentando hasta llegar a las zonas rurales mas aisladas del país hasta las grandes cadenas montañosas.

Con una climatología de temperaturas extremas, las construcciones no están aisladas de ninguna forma. Materiales como la madera en finas capas, el ladrillo y los bloques de cemento son utilizados con normalidad y juzgando por la situación de las viviendas, utilizan un sistema de construcción de escasa calidad.
Allí donde es un paraíso natural, la precariedad de las viviendas es mayor.

El acceso a el agua, alimentación y sanidad es limitado en las ciudades, y es aun mas limitado en la altura y zonas rurales. En las montañas la contaminación es mas reducida y la densidad de población bastante menor, pero el extremo frío, un acceso mas limitado a la materia prima, agua y alimentación hacen que la vida allí sea tan o mas dura como en la misma cuidad, aunque bastante mas pacífica.

El mercado y los negocios abundan de una forma exagerada y básica en todos lados por igual. Cada casa, esquina, espacio común accesible y no tan accesible, aloja un negocio de venta de algo, restaurante o es una buena ubicación para la venta ambulante de comida, frutas y verduras, alfombras, ropa, libros, herramientas, juguetes, etc. Los precios jamás no son fijos, por lo que el regateo es un arte para los locales y un arma de doble filo para el turista.

Sus gentes son algo bastante especial. La educación, mas allá de lo escasa que es en cuanto a lo académico, es muy rica en valores. El respeto al prójimo es mas que básico en una sociedad donde religiones como el Budismo, Hinduismo y Catolicismo son igual de populares, y la devoción y dedicación a cada una de ellas es bastante importante, marcado la vida diaria, la economía, la arquitectura y distribución de la cuidad.

El pueblo nepalí es muy acogedor, sencillo, honesto, oportunista y muy trabajador. Marcados por la necesidad y las ganas de desarrollo, el horario laboral bastante extenso y sacrificado, implicando a toda la familia en el proceso, combinando vivienda con puestos de trabajo.

Nepal es un duro país, polvoriento y hermoso, que no solo aloja es sus tierras enormes montañas e increíbles paisajes, también aloja a un rico pueblo que busca el desarrollo económico, social y cultural, pero que es conciente del legado cultural heredado y no tiene intenciones de perderlo.

Nepal, un gran poema de grandes elevaciones geográficas y sociales.
Bienvenidos a Nepal!!!

Anuncios

Abrí la puerta y me senté en aquella habitación.
Esta seria mi habitación. Mi hogar por los próximos 15 días.

El shock al llegar había sido impórtate.
No estaba mal, el sol acariciaba algunas de sus ventanas a la mañana y temperatura entonces era confortable.

No estaba demasiado sucia para las cosas que habíamos visto con anterioridad en Nepal.
Un lujo para mi experiencia este país, hay que admitir.

El edificio de la escuela Herbon en Koteshwor, a unos kilómetros de la caótica Katmandú y unos escasos kilómetros del Aeropuerto es un hogar muy calido a pesar de la temperatura ambiente.
Los niños corriendo, jugando y riendo hacen que su calor traspase las paredes del edificio.

Aunque las ventanas no acaban de cerrar bien, el frío nocturno no era extremo y dentro del saco de dormir podía dormir bastante calentita.
La precaria puerta no cerraba del todo cuado llegue, pero conseguí arreglarla con un poco de maña y fuerza bruta, lo cual me dio la privacidad necesaria para estar a gusto.

Es una escuela publica nepalí que educa a unos 300 niños, de los cuales aloja a 30 que viven como internos allí.
Muy distinta a las escuelas o colegios españoles.
Distinta a las escuelas uruguayas, aunque con algo similar.

Mañana tras mañana el viento mueve la bandera nacional que surca el aire junto con unas 5 banderas de colores que representan a los elementos de la naturaleza junto a mi ventana.
Dichas banderas, en un orden especifico; azul, blanco, rojo, verde y amarillo, representan el cielo o espacio, el agua, el fuego, el aire y la tierra, respectivamente.

Es sorprendente que toda la materia escrita y Ibros utilicen el ingles como idioma oficial, dejado el nepalí para lo extra escolar, casa y vida diaria.
Si lo consiguen Nepal, será una nación bilingüe sin lugar a dudas.
Aunque todavía tiene camino por recorrer al respecto.

Asignaturas como el respeto y la educación moral son impartidas con la misma importancia que matemáticas, ciencias o historia.
Por lo que Cristianos, budistas e hinduistas comparten un mismo techo y una misma nación.

El himno nacional nepalí es la banda sonora de mi estadía en la escuela.
Una vez al día, antes de empezar las clases, luego de la formación y los ejercicios de movimiento básicos todos y cada uno los niños cantan con la mirada al frente y la mano en el pecho la canción que representa a su patria; Nepal.

Bienvenidos a Nepal, una dura, fría pero interesante experiencia nos espera!
Eso os lo puedo afirmar.

 


201701_diario-de-nepal_hebron_school