Herbron School – NepL

Abrí la puerta y me senté en aquella habitación.
Esta seria mi habitación. Mi hogar por los próximos 15 días.

El shock al llegar había sido impórtate.
No estaba mal, el sol acariciaba algunas de sus ventanas a la mañana y temperatura entonces era confortable.

No estaba demasiado sucia para las cosas que habíamos visto con anterioridad en Nepal.
Un lujo para mi experiencia este país, hay que admitir.

El edificio de la escuela Herbon en Koteshwor, a unos kilómetros de la caótica Katmandú y unos escasos kilómetros del Aeropuerto es un hogar muy calido a pesar de la temperatura ambiente.
Los niños corriendo, jugando y riendo hacen que su calor traspase las paredes del edificio.

Aunque las ventanas no acaban de cerrar bien, el frío nocturno no era extremo y dentro del saco de dormir podía dormir bastante calentita.
La precaria puerta no cerraba del todo cuado llegue, pero conseguí arreglarla con un poco de maña y fuerza bruta, lo cual me dio la privacidad necesaria para estar a gusto.

Es una escuela publica nepalí que educa a unos 300 niños, de los cuales aloja a 30 que viven como internos allí.
Muy distinta a las escuelas o colegios españoles.
Distinta a las escuelas uruguayas, aunque con algo similar.

Mañana tras mañana el viento mueve la bandera nacional que surca el aire junto con unas 5 banderas de colores que representan a los elementos de la naturaleza junto a mi ventana.
Dichas banderas, en un orden especifico; azul, blanco, rojo, verde y amarillo, representan el cielo o espacio, el agua, el fuego, el aire y la tierra, respectivamente.

Es sorprendente que toda la materia escrita y Ibros utilicen el ingles como idioma oficial, dejado el nepalí para lo extra escolar, casa y vida diaria.
Si lo consiguen Nepal, será una nación bilingüe sin lugar a dudas.
Aunque todavía tiene camino por recorrer al respecto.

Asignaturas como el respeto y la educación moral son impartidas con la misma importancia que matemáticas, ciencias o historia.
Por lo que Cristianos, budistas e hinduistas comparten un mismo techo y una misma nación.

El himno nacional nepalí es la banda sonora de mi estadía en la escuela.
Una vez al día, antes de empezar las clases, luego de la formación y los ejercicios de movimiento básicos todos y cada uno los niños cantan con la mirada al frente y la mano en el pecho la canción que representa a su patria; Nepal.

Bienvenidos a Nepal, una dura, fría pero interesante experiencia nos espera!
Eso os lo puedo afirmar.

 


201701_diario-de-nepal_hebron_school

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: