Un día de salí de casa, recorrí un par de calles y allí estaba.
Como si el tiempo no hubiera pasado.

En la misma atmósfera en el mismo sitio.
Con la misma gente.

Mas de 2 años mas tarde, allí estaba.
No lo esperaba, no lo deseaba, si quiera lo pensaba, simplemente allí estaba.

Sin dudarlo fui hacia el.
Quería saber como estaba. Hablar, escuchar.

Donde había estado, como había estado, con quien, si era feliz…
Queríaa saberlo todo, despacio, lento, pero todo.

No lo había olvidado. No quería olvidarlo.
Fue el quien me enseño a conocerme mas.

Fue el quien abrió una puerta en mi, que nunca podre cerrar.
Fue le quien una me vez recito palabras que aun suenan en mi cabeza.

Un día salí de casa y lo volví a encontrar.

Anuncios

Ya no tenia tanta fuerza como antes.
Ya no encontraba un espacio.
Aun peor, ya no encontraba nada en ningún sitio.

Una vez, hace mucho tiempo una de sus rodilla había tocado el asfalto.
Esa misma vez, la otra se había roto.
Fue la ultima vez que se sitio viva durante unos simples segundos.

Hospitales, doctores, cirujanos, enfermeras…
El sol no aparecía por esas ventanas.
No había brisa allí dentro.

Dolía. Dolía dentro y dolía fuera.
Quería salir, ver, sentir, olvidarse de todo.
Quería apoyar ese maldito pie sobre el asfalto y sentir que todo había terminado.

Quería sentir que no había limitaciones.
Tener fuerza, subir una montaña y sentirse libre.
Conducir, alejarse de allí y perderse por un tiempo.

Vivir su vida. Tomar sus decisiones.
Vivir como si mañana no existiera.

Era duro todo aquello.
Pero no estaba tan segura de haber aprendido la lección.

Aquellos simples segundos la mantenían viva.

IMG_5249

Mis piernas me habían dado tanta libertad que yo no comprenda lo que estaba pasando.
Mi cerebro no encajo las piezas hasta pasado un buen tiempo.

A mi me gustaba estar sola entonces.
Al parecer era muy difícil cambiar de velocidad para el resto.

Ya no podia sentir todo aquello como antes y eso me dolía.
Todo haba cambiado.

Las montañas, las olas y el viento se quedaron en mi recuerdo.
La improvisación se volvo algo desconocido.

Nunca haba sentido que algo fuera inalcanzable … hasta ahora.
Ali no era tan valiente.

Entonces, un poco de sexo parecía ser un buen plan.
Ella, sabia que ese entonces nunca pasaría.
Ella, no tenia suerte con esas cosas.

El nunca la tocaba cuando ella quería.
Cuando deseaba su mano sobre su piel.
Cuando sus labios se estremecían por su boca.

El la amo con locura, si.
Ella lo amaba.
Aunque el simplemente no parecían entenderse entonces.

Que había pasado al comienzo? Parecían hablar el mismo lenguaje.
Que demonios había pasado?

El no se hacia el tiempo para amarla.
Pero ella quería que la amen.
Necesitaba sentirse amada para sentirse feliz.

Tal vez ella quería demasiado.
Tal vez no entendían el amor de la misma forma.
Tal vez estaba equivocada.

Despues de un tiempo ella decidió cambiar. Cambiarlo todo.
No quería vivir asi.
Eso no era para ella.

Inconscientemente sus preferencias fueron cambiando de forma rotunda.
Ya no quería sus besos, ya no deseaba sus manos.
Ya no quería su tiempo.

Consiguió vivir como antes.
Antes de conocer sus labios, antes cuando no se sentía débill estando sola.
Antes cuando su energía la destinaba a disfrutar, viajar y vivir cada segundo.

Era fuerte.
Encontraría a quien amar en su camino.

Un día se sentó allí, sola consigo misma.
Quería compartir lo que sentía.
Pero no supo con quien.

Quería escuchar, pero no decían nada.
Grito.
Nadie la oyó.

Un día soleado se largó.
Sus manos ligeras y su recta figura evidenciaba el volumen de su carga.
Absolutamente nada.

El silencio se apoderó del tiempo y del espacio
La luz llenó todas las sombras y simplemente desapareció.

Se borraron las memorias.
Se silenciaron los ecos de su voz.

Entonces, dejo de existir.

En la banalidad de mis pensamientos encuentro la paz.
La intensidad del bullicio limita mi capacidad de razonamiento.
La sensación de libertad se esconde tras largas palabras de difícil significado.

Los rugidos de los leones rompen el silencio de la noche.
El viento revuelve mi melena.
La tierra mojada atrapa mis sentidos.

La luces nocturnas guían mi andar.
Los escasos árboles serán mi refugio.
La lejana ciudad está en el olvido.
Estoy dentro, pero fuera.

Los leones se acercan.
Ya no tengo miedo.
Un profundo silencio nos conecta.
Somos mamiferos salvajes, fuertes y aventureros.

Aquel día lo cambio todo.
Sus oídos sordos no dejaban entrar aquellas dulces palabras.

Pensó algo que no era. Oyó cosas sin sentido alguno para el.
Una voz aguda dio por terminada la conversación.

Que estaba pasando?
En qué había fallado?

El la amo cada segundo.
El le dio todo lo que tenía y no había sido suficiente.

No sabía como hacerlo mejor.
Ya no tenía fuerzas. Ya no podía seguir.

Lentamente se alejó de ella, no la retuvo, no dijo palabra alguna.
Quería pensar. Necesitaba paz.

Se percató de algo; todo había cambiado.
No eran las mismas personas que entonces.